6 de Maig de 2017

EL CAMPUS EXAMINA AL D’A 2017

EL CAMPUS EXAMINA AL D’A 2017

Llegamos al final de un recorrido intenso y deslumbrante. Tras nueve días diseccionando la programación del Festival, conversando con los directores presentes, subiendo piezas al D’Aily News y discutiendo entre nosotros filias y fobias recogidas en las salas de proyección, llega el momento de hacer balance. Así ha vivido la experiencia del D’A Film Festival cada uno de los miembros del Campus.

LAURA CARNEROS

Cine de autor (definición actualizada): género abstracto e incomprendido por su condición a menudo incomprensible por la mayoría de espectadores y productores. Dada la ausencia de una estructura narrativa definida y la apuesta por un discurso personal, poético y sugerente, las posibilidades creativas se tornan infinitas e inabarcables.

Ejemplos de películas vistas en el D’A 2017 que contienen cinco rasgos propios del buen cine de autor:

1. Malgré la Nuit, Philippe Grandrieux. Atmósfera hipnótica y arriesgada.
2. Rester Vertical, Alain Guiraudie. Discurso sutil a través de un lenguaje brutal.
3. Le parc, Damien Manivel. Universalidad desde la sencillez.
4. Nuestra amiga la luna, Velasco Broca. Experimentación directa al subconsciente.
5. Júlia Ist, Elena Martín. Autorretrato-espejo donde el espectador puede reconocerse.

JAUME CLARET MUXART

Recordo…recordo…intento recordar. Em perdo entre la memòria, el passat, que fa uns dies era present. A 200 metres per arribar a la meta del Festival, em demanen que recuperi els records de les passades projeccions i triï cinc pel·lícules que m’han influenciat o emocionat més. Richard Linklater conversa amb James Benning que la memòria és el més valuós que tenim. Normalment aquesta memòria varia, es transforma i canvia. Le Parc mostra les falses esperances del record. Porto ens transporta al passat, al futur i al present, amb una desestructuració del temps lineal. Nocturama se centra en el present i el moment, però en un context social/polític passat i present…

Personal Shopper és el meu futur.

1. Personal Shopper
2. Nocturama
3. Porto
4. Double Play: Richard Linklater and James Benning
5. Le Parc

(* però vull recordar Hermia & Helena; O Ornitólogo i Scarred Hearts vistes a Locarno)

CARLES GÒMEZ

Un disparo acalla gritos de socorro juveniles, el fuego incendia la pantalla, se escucha el tema principal de una serie de acción de los setenta. Después de esta insólita combinación: el silencio. Así termina una de las mayores experiencias cinematográficas del año, que te sacude el cuerpo con impulsos revolucionarios. Pero no hay tiempo para reaccionar, porque enseguida tienes otra proyección, en cinco minutos empieza otra historia. Cuando crees que no vas a poder soportar más sensaciones  la pantalla vuelve a mostrar imágenes. Otros jóvenes tratan de abrirse camino, esta vez realizando arte callejero en Medellín. Sin olvidar el shock que acabas de sufrir empiezas a disfrutar de lo nuevo. De un extremo a otro hay una infinita escala de grises pero todos los casos tienen algo en común: son cine D’Autor.

1. Nocturama, de Bertrand Bonello
2. The Woman Who Left, de Lav Diaz
3. People That Are Not Me, de Hadas Ben Aroya
4. Personal Shopper, de Olivier Assayas
5. Los Nadie, de Juan Sebastian Mesa

VANESSA LEIVA PUEYO

El gran potencial i un dels majors atractius del cinema és precisament el fet d’acostar-nos altres realitats, suggerir nous coneixements i, sobretot, fer-nos reflexionar sobre la realitat que ens envolta. La nova edició del D’A ens ha proporcionat una programació variada, donant veu a autors molt diferents i de procedències vàries, la qual cosa resulta molt estimulant per a l’espectador cinèfil que d’altra manera no podria accedir a aquestes obres en pantalla gran. La mirada femenina ha estat protagonista i temàtiques com la religió, l’evolució de les relacions humanes i la representació de la sexualitat han funcionat transversalment com a porta a la comunicació entre les diferents propostes.

Des de la posició privilegiada de components del Campus D’A, amb companys entusiastes i un tutor de luxe, hem tingut accés a un gran nombre de projeccions, excitants debats i, sobretot, a converses amb els autors de les obres; una forma única d’intercanviar impressions i entendre el funcionament de la mirada d’alguns dels talents contemporanis del cinema d’autor.

La passió hipnòtica que desperta la rítmica Nocturama, la veritat continguda en el viatge de Júlia Ist, el mirall on ens fa reflectir-nos People That Are Not Me, el cop a l’estómac que reivindica Vivir y otras ficciones o la crítica irònica del fanatisme de The Student… Aquests són només alguns dels estímuls que personalment m’emporto d’aquesta edició del D’A, per seguir digerint-los i pensant-los, per posar-los a conversar amb propostes passades i futures, per usar-los de prisma a través del qual valorar l’actualitat i, sobretot, per seguir gaudint i adelitant-me d’aquest fantàstic i tan necessari art d’explicar històries.

1. Nocturama
2. Júlia Ist
3. People that are not me
4. Vivir y otras ficciones
5. The Student

DANIEL PÉREZ PAMIES

Ver lo que nadie ha visto”. El eslogan martillea al espectador en uno de los anuncios. Ver lo que nadie ha visto. Algo me incomoda en esa frase, aunque no consigo descifrar bien de qué se trata. Al principio pensaba que era la simple repetición lo que provocaba este pequeño malestar. Ahora, a punto de concluir el festival, me doy cuenta de que no, que tiene que ver con otra cosa. “Ver lo que nadie ha visto” invoca necesariamente a otro para ponerlo en competición con uno mismo: “ver lo que nadie ha visto”, “ver más que nadie”. El cine no puede o no debería caer en esa lógica cuantitativa. Frente al “ver lo que nadie ha visto”, el “ver como nunca he visto”. Frente a la lógica mercantilista y completista, la lógica cualitativa y experiencial del D’A. No se trata de ver más que otro(s), se trata de ver como uno mismo nunca ha visto. De dejarse fascinar por las imágenes, como estas cinco que han marcado mi D’A: (1) el pez de Malgré la nuit, (2) la pista de baile ocupada de La disco resplandece, (3) las bressonianas manos del demonio de Nuevo altar, (4) la proyección del deseo en la pared de Demonios tus ojos y (5) el abrazo final de People That Are Not Me, un abrazo obsceno, obsesivo, desesperado… más o menos como ese abrazo con el que me aferraría a este Festival, al equipo que lo ha hecho posible y a todos los compañeros del Campus, esperando que nunca acabara.

1. Malgré la nuit
2. La disco resplandece
3. Nuevo altar
4. Demonios tus ojos
5. People That Are Not Me

DANIEL VALDIVIA

Porto es la única película del festival que se ha proyectado en celuloide. No es que sea yo el más purista del mundo, pero, cuando el formato de proyección aporta una experiencia totalmente única, hay que agradecer al festival la valentía de apostar por la versión en 35 mm, mientras que otros festivales españoles que ya han proyectado la película lo han hecho en su conversión a DCP. Porto merece su lugar en mi top 5 por su magia, su tacto y sus texturas. Sólo el celuloide puede conseguir que un cruce de miradas entre Anton Yelchin y Lucie Lucas te destroce el corazón de forma (in)voluntaria. Porque nunca podré saber si su director, Gabe Klinger, decidió separar esa mirada rayando el celuloide durante todo ese plano (más de un minuto) o, si por el contrario, la rayadura era una imperfección de la película. En cualquier caso, la escisión de ese plano en dos es el mejor recurso expresivo del festival, un regalo de cine expandido.    

Nocturama debe estar en el top porque debe verse. Es tremendamente injusto que se prive a tanta gente de ver una película como esta. Me parece importante que se vea y genere un debate, porque es la mejor radiografía que el cine reciente ha podido realizar de un momento, estado y espacio social y político concreto.

O Ornitólogo es fantástica en su divertida lectura del camino de Santiago. João Pedro Rodrigues recupera a Pasolini para enseñarnos cómo la fe religiosa puede empequeñecer al hombre ante la inmensidad y el azar del paisaje.

A Rester Vertical le agradezco mucho: liberarme de prejuicios, dinamitar el núcleo familiar a través de la fantasía y un humor incisivamente irónico y, sobre todo, hacerme recordar a Kiarostami por el camino. 

Por último, Le secret de la Chambre noire me descubre a un Kiyoshi Kurosawa que no desmerece en absoluto a su apellido. La película, mezcla de fantasmagoría y melodrama, me descubre a un realizador oriental arraigado a una tradición occidental y amante del cine de Douglas Sirk. Así que ahora que el festival termina y parafraseando a Marie (Constance Rousseau): Todo irá bien. Nos iremos al campo, las pasionarias están en flor.

1. Nocturama
2. O Ornitólogo
3. Porto
4. Rester Vertical
5. Le Secret de la Chambre Noir

(El orden es alfabético, no de preferencia)

JORDI COSTA

¿Cómo resumir una intensa semana de Campus D’A durante una edición del festival que no ha dejado de lanzar impactos y estímulos a mi curiosidad de espectador? ¿Eligiendo algo tan intangible como el suspiro colectivo que hermanó a la platea de la sala Laya de la Filmoteca en el brutal golpe de efecto que desestabiliza la historia mínima de Los bastardos de Amat Escalante? ¿U optando por el hipnótico trance opiáceo al que induce Malgré la Nuit, mi primer contacto con la poética maldita de Philippe Grandieux, la película del certamen que se me ha infiltrado como un virus y que más tardaré en olvidar (en caso de que quisiera olvidarme de ella, que no es el caso)?

La cuestión es que, para mí, ha habido mucho placer en las salas: a) me pasaría una vida entera explorando los rincones de la chambre noîre de Kiyoshi Kurosawa, en una película que hermana Vértigo con El relato oval de Poe y la tradición de la historia victoriana de fantasmas con una elegancia que no es, definitivamente, de este mundo; b) no me hubiese importado que la película de Grandieux -un Orfeo postlynchiano con una insistente línea de bajo de desgarramiento zulawskiano- durara todo el resto de mi vida y, sí, desearía que los terroristas de Nocturama siguieran ahí, en esos grandes almacenes, frágiles y desprotegidos, pero aún supervivientes antes de que suenen -y se reiteren- los acordes de John Barry; c) sé que me animaría a hacer el camino de Santiago si existiese la posibilidad de cruzarse con las chispeantes peregrinas chinas -y sádicas- de O Ornitólogo; d) creí intuir que La región salvaje y Malgré la Nuit se comunicaban subterráneamente a través de sus reflexiones sobre el poder absorbente -y autodestructivo- del instinto…

Pero, en realidad, este festival ha sido para mí como ningún otro, por el Campus D’A y por todo lo que ha significado trabajar con un equipo con el que me gustaría quedarme a vivir y a trabajar hasta lo que nos quede de Apocalipsis. Gracias al festival, gracias a la ACCEC por este regalo, por concederme el placer de reformular todo lo que había entendido de Rester Vertical a través de los ojos iluminados de Laura Carneros, de poder discutir con Carles Gómez sobre Nicolas Cage, el Raphael del Cine Acción, de encontrar inesperadas complicidades (y la existencia de amigos comunes) con Daniel Pérez Pamies, de hallar el consuelo de disfrutar de Correspondencias de Rita Azevedo Gomes a través de las palabras de Daniel Valdivia, a pesar de no haber llegado a tiempo al pase, de palpar la pasión con la que Jaume Claret vio, disfrutó y llegó al hueso de una película tan especial y tan frágil como Le Parc, y de descubrir en Vanessa Leiva a una suerte de Modesty Blaise de la entrevista infalible enfrentada a discursos tan exigentes y provocadores como los de Jo Sol, o tan irónicos y vitales como los de Hada Ben Aroya. Gracias a los seis, gracias a Alba Cros, a Sílvia Grumaches, a Carlos Ríos, a todos… Ha sido tan bueno que aún nadie ha acuñado el adjetivo que os haga justicia a todos.

TOP 5

  1. Malgré la Nuit
  2. La región salvaje
  3. Le secret de la chambre noire
  4. Nocturama
  5. O Ornitólogo