5 de mayo de 2017

HADAS BEN AROYA, AL HABLA

HADAS BEN AROYA, AL HABLA

DEBUT
Cuando eres joven haces las cosas de manera mucho más intuitiva, desde las entrañas. Pienso que es importante que haya este tipo de cine joven, en el que no es todo racional, porque es mucho más fresco y auténtico. Es bueno no pensar las cosas demasiado, no intentar hacer una película intelectual, sino desde el sentimiento.

PELÍCULA GENERACIONAL
No pensaba que sería una película generacional, ni que fuera a ser distribuida. De haberlo sabido, probablemente no la habría protagonizado. Es con las proyecciones que he ido haciendo al largo del mundo que la gente me ha dicho que es una película generacional. Pero esto no puede ser el punto de partida ya que es extremadamente pretencioso.

RELACIONES
Estoy interesada en criticar las relaciones de hoy en día, en las que hablamos mucho, pero no nos comunicamos. La película se inspira en mis experiencias, mis citas y las de mis amigas, en las que parece que te expones mucho más, donde es mucho más fácil tener relaciones sexuales que una conversación honesta.

SEXO
No buscaba la provocación, ni que el que el público se sintiera incómodo con las escenas de sexo o con los desnudos. Simplemente, quería mostrarlo de manera natural y auténtica. Por eso, al inicio de la película la protagonista está desnuda sin ningún motivo aparente, para que en la primera escena de sexo el espectador no se sorprenda con la desnudez. Es decir, para bajar el erotismo y la sexualidad de la secuencia y, sencillamente,  mostrarlo como algo natural.

NARCISISMO
Por un lado, sí que se puede leer como un acto de narcisismo y exhibicionismo el hecho de protagonizar la película y ser su centro absoluto. Pero, aunque no sea yo, me siento muy cercana al personaje y no me parece que sea el caso, porque, en realidad, lo que hago es reírme de mí misma y enseñar las luces y las sombras del personaje. Es lo mismo que en la película, tanto la generación actual como los personajes, todos hablan continuamente de ellos mismos, del “yo”.

REFERENTES
Realmente no me inspiré en Girls, pero entiendo que haya mucho de la serie en la película sin que sea un referente deliberado. Me tomo como un gran halago todas las comparaciones. Lo que sí que es cierto es que Lena Dunham ha abierto una ventana: en el momento en el que HBO mostró situaciones como una eyaculación o una mujer embarazada teniendo sexo, eso se convirtió en algo aceptable o normal. Es decir, abrió una ventana para que las mujeres puedan expresarse y para que se hable de la realidad sin tabúes. No obstante, en realidad mis referentes han sido el cine francés, el cine de Woody Allen y de Bernardo Bertolucci y películas como La vida de Adèle (2013) de Abdellatif Kechiche.

FESTIVALES
Los festivales abren un abanico de opciones para ofrecer al espectador un cine que no llega a las salas normales. El cine es arte, pero, a la vez, comunicación, y estoy fascinada, porque puedo ir por todo el mundo y la gente se siente identificada con mi película. Es un riesgo que tomo yo, que toma el festival y que toma el espectador.

CENSURA
La película tuvo muy buena acogida en Tel Aviv, donde la gente es muy abierta de mente, pero, fuera de la ciudad, no fue tan bien recibida. Hubo una gran diferencia entre Tel Aviv, donde estuvo dieciséis semanas en cartelera, y el resto del país, donde solo estuvo cuatro. También tuve muchos comentarios en Facebook, incluso insultos, que decían que la película no debía de salir de Israel, porque mostraba una imagen de la mujer que no era la adecuada. Pero considero que este tipo de comentarios pueden suceder en cualquier país, donde siempre hay gente más intolerante, y a mí este tipo de reacciones no me interesan.

Vanessa Leiva Pueyo/Carles Gómez