Este año en el D’A 2019 queremos movernos bajo el lema de #placeresculpables. Placer culpable es aquel que confesamos a alguien, normalmente a los amigos, buscando su complicidad y comprensión, pero incluso deseando que aquella persona lo comparta con nosotros. En este placer compartido nos reconocemos. Un placer culpable es también algo valiente, habla de un mismo, es una satisfacción personal, lejos de la apariencia y la impostura: «Esto me gusta. Sí. ¿Y qué?». Es una declaración de la cual nos sentimos orgullosos. Es un placer íntimo que no necesita explicarse, pero que nos reafirma en nuestra decisión individual. Como este cine —intenso, inesperado, insólito, independiente, rabiosamente autoral y nuevo— que compartiremos durante los diez días del D’A Film Festival Barcelona. Y que estamos seguros de que hará que nos reconozcamos los unos a los otros como amigos y cómplices.