El D’A 2024 consolida su posición como referente del cine independiente español y catalán a través de su emblemática sección Un Impulso Colectivo. Se presentarán diez largometrajes, tres de ellos estrenos mundiales, que muestran el buen estado de forma del cine más innovador realizado en España. En el festival se verán propuestas arriesgadas y libres de directores noveles, con obras de veteranos del cine underground, el nuevo cine español que triunfa en los festivales o promesas de futuro salidas de las escuelas de cine.

Es un honor volver a recibir en el D’A – Festival de Cine de Barcelona a Marc Ferrer, director que el festival sigue desde sus inicios, con Reír, cantar, tal vez llorar, una comedia hilarante, pero también un melodrama musical, entre Fassbinder y Almodóvar, que es también una crónica subversiva de la Barcelona oculta. On the Go, una roadmovie surrealista dirigida por María Giséle Royo y Julia de Castro (Poquita fe), que también la protagoniza junto a Omar Ayuso (actor de fama mundial gracias a Élite). La película, con las colaboraciones de Dandy Piranha del grupo Derby Motoreta’s Burrito Kachimba y el guitarrista flamenco Paco Soto, recibió una mención especial del jurado joven de Cineasti del Presente de Locarno 2023 y el premio a la mejor película y dirección en el Festival de Gijón. Otra película kamizake que pasará por el D’A es La estafa del amor, de Virginia Garcia del Pino, una película combativa y un debate sobre el amor romántico, con la participación de la escritora y periodista Lucía Lijtmaer y el filósofo Josep Maria Esquirol.

De territorios más indómitos y libres recibiremos en el D’A 2024 películas inclasificables que demuestran que el cine independiente español está en continuo movimiento: desde Night Work, documental bellísimo sobre una comunidad migrante que fue la gran revelación del FIDMarseille 2023, a Tríptico, sorprendente ópera prima surgida de la UPF, que se mueve entre la serie B y el cine de autor más sofisticado. Y más debuts sorprendentes con algunas de las películas más originales de la temporada: Sueños y pan, de Luis (Soto) Muñoz, reinterpretación en clave contemporánea del cine quinqui; Solo arrojaron, de Adrià Pagès Molina, road movie con ecos de Gus van Sant; y la misteriosa Orandi, cine de adscripción poética, debut en la dirección de un largometraje de Serafín Teja.