LA CASA DE VERANO

LA CASA DE VERANO

En sus últimas películas como directora, Valeria Bruni Tedeschi se ha empeñado en practicar una especie de autoficción que hable de sí misma y de las personas que la rodean, de su intimidad y de su trabajo. Tras Un castillo en Italia (que se pudo ver en el D’A 2014), en la que ponía en solfa tanto su vida amorosa como sus relaciones de pareja, llega ahora La casa de verano para ampliar ese radio de acción. Estamos en una gran mansión campestre, poblada en vacaciones por una variada fauna que incluye parientes y amigos, artistas y vividores. Y los enredos se suceden, a veces en forma de comedia, en otras ocasiones de manera menos humorística. Bruni Tedeschi parte de su propia experiencia, filma en los lugares que conoce y se abre en canal para el espectador. Pero también recurre a una narrativa libre y sin prejuicios, que mezcla géneros abruptamente y cambia de tono a partir de una puesta en escena elástica y flexible. Algo así como Chéjov pasado por Fellini.

Estreno en Catalunya
Opta a: Premi del públic

Valeria Bruni Tedeschi

Valeria Bruni Tedeschi

(Turín, 1964) Estudió interpretación con Patrice Chéreau, con quién debutó como actriz en Hotel de France. Posteriormente ha trabajado con Marco Bellocchio, Claire Denis o Claude Chabrol, entre otros. En 2003 se pasó al otro lado de la cámara y desde entonces compagina la interpretación con la dirección.

FILMOGRAFÍA

La casa de verano (2018), Une jeune fille de 90 ans (2016), Un Castell a Itàlia (2013, D’A 2014), Actrices (2007), Es más fácil para un camello (2003)

17 FOIS CÉCILE CASSARD

Christophe Honoré

Primera película de Christophe Honoré, en la que incorpora todos sus fetiches cinéfilos, largamente soñados.

ALICE T.

Radu Muntean

Uno de los directores más destacados del nuevo cine rumano filma aquí un intenso drama moral que explora el choque afectivo entre una madre y su hija adoptiva.

AMANDA

Mikhaël Hers

Vincent Lacoste ofrece una de las mejores interpretaciones de su carrera con este drama emotivo sobre el luto y la Francia golpeada por la violencia, lejos de todo sentimentalismo. Imprescindible.