VIVIR DEPRISA, AMAR DESPACIO

VIVIR DEPRISA, AMAR DESPACIO

Vincent Lacoste y Pierre Deladonchamps se aman y se desean. Pero también podrían ser la misma persona en dos momentos de su vida. Es posible encontrar trazas del propio Christophe Honoré, tanto en el personaje de Lacoste que, como él, llegó a París desde Bretaña, como en el de Deladonchamps, un escritor que evoca su ajetreado pasado a través de una metafórica montaña de calcetines proustianos. En su caso porque, condenado por el sida, no le queda mucha vida por delante; en el del cineasta y literato, porque ha llegado el momento de recordar a todos esos escritores rebeldes (Hervé Guibert, Bernard-Marie Koltès, Jean-Luc Lagarce…), víctimas de la plaga, a los que también ha homenajeado en una obra de teatro reciente no por nada titulada Les idoles. Retorno a los 90 con notas de Ride, Massive Attack o Cocteau Twins, Vivir deprisa, amar despacio es tanto un solar canto al primer y último amor, como un magnífico broche a la faceta más personal y emblemática del irreductible realizador galo.

Mejor actor en Sevilla

Christophe Honoré

Christophe Honoré

(Bretaña, 1970) Llegó a París en los noventa, donde inició su trayectoria como cineasta. Después de debutar con el corto Nous deux (2001), ha realizado doce largos con los que se ha consagrado como un creador muy personal, con un gusto marcado por un cierto romanticismo pop y con una habilidad extraordinaria para integrar a sus ídolos en su particular y muy reconocible imaginario. El D’A le dedicó una retrospectiva en 2019.

FILMOGRAFÍA

Habitación 212 (2019), Vivir deprisa, amar despacio (2018, D’A 2019), Les malheurs de Sophie (2016), Métamorphoses (2014, D’A 2019), Les bien-aimés (2011, D’A 2012), Homme au bain (2010, D’A 2019), Non ma fille, tu n’iras pas danser (2009, D’A 2019), La belle personne (2008, D’A 2019), Les chansons d’amour (2007, D’A 2019), Dans Paris (2006, D’A 2019), Mi madre (2004, D’A 2019), 17 fois Cécile Cassard (2002, D’A 2019), Nous deux (curt, 2001)