29 de abril de 2020

RECOMENDACIONES SIN ALGORITMOS: ¡LOS INFLUENCERS DEL D’A!

RECOMENDACIONES SIN ALGORITMOS: ¡LOS INFLUENCERS DEL D’A!

Loles Fanlo recomienda Los lobos
(Subdirectora del D’A Film Festival Barcelona)

Los lobos es una película pequeña en apariencia pero grande en todo lo que transmite. Dos hermanos viven confinados en un pequeño apartamento ruinoso mientras su madre sale cada día a buscarse la vida en una ciudad fronteriza de Estados Unidos, adonde han llegado en busca de un futuro mejor. Sus únicas armas para combatir el tedio y el miedo a lo desconocido son una grabadora de casete que utilizan para aprender inglés y comunicarse con su madre, una imaginación que les convierte en lobos ninja que viven mil y una aventuras y una frase que repiten a modo de mantra: “I want to go Disney. One ticket, please”.  Una película entrañable y luminosa a la vez que necesaria, en la que resulta imposible no empatizar con sus pequeños protagonistas. [Más información]

Y para los que no la han visto, Somos Mari Pepa, del mismo director, también está disponible en Filmin. Otra pequeña joya.

Diana Santamaria recomienda Roubaix, une lumière
(Capricci Films, asesora de programación del D’A Film Festival Barcelona)

La última película del cineasta francés Arnaud Desplechin, habitual del D’A Film Festival y presentada en la sección oficial del pasado festival de Cannes, es una historia de luz, una luz que emerge de los sucesos macabros que se desvelan. Después de Tres recuerdos de mi juventud, Desplechin regresa a su ciudad natal, Roubaix, para construir este polar nocturno, humanista, lacónico, apasionante, basado en un caso real. Sara Forestier y Léa Seydoux nunca nos brindaron interpretaciones más precisas, ni sus miradas fueron tan desarmantes. [Más información]

Carlos Losilla recomienda los documentales en primera persona
(Crítico y teórico del cine, asesor de programación del D’A Film Festival Barcelona)

Un posible itinerario que yo recomendaría para recorrer el D’A de este año pasa por el modo en que el documental atraviesa la vida de las personas. Ahí están Actos de primavera, de Adrián García Prado, o La educación sentimental, de Jorge Juárez, donde los cineastas se filman a sí mismos, a lo largo del tiempo, para ver qué es de sus vidas. Pero también Andrey Tarkovsky. A Cinema Prayer o Aznavour by Charles (Le regard de Charles), en torno a Charles Aznavour, que se acercan a las figuras en cuestión a través del material que ellos mismos nos legaron. Diarios íntimos, crónicas autobiográficas… Las posibilidades son muchas. Y también las formas de quedar fascinados por lo que otros nos cuentan de sus propias vidas, esas historias ajenas que nos ayudan a reconstruir las nuestras.

Eulàlia Iglesias recomienda Ivana the Terrible (y Amour fou)
(Crítica y profesora de cine, asesora de programación del D’A Film Festival Barcelona)

La autoficción se ha convertido en un territorio fértil para directoras y creadoras televisivas que encuentran en este formato un espacio donde autorepresentarse y plasmar una serie de experiencias en femenino hasta ahora poco visibilizadas. Con su segundo largometraje, Ivana Mladenović conjura la crisis de los treinta-y-pico con un punto de bienvenida autoparodia. La cineasta vuelve a su pueblo natal donde se pelea con la familia, mantiene una aventura con un chico mucho más joven y agobia a los médicos con una afección que nadie sabe diagnosticar. Neurótica y desvergonzada, la directora no cae aun así en el solipsismo y ofrece un repaso muy oportuno a cuestiones como la distancia pueblo-ciudad, la cultura moderna y la relatividad de la fama (el film también acoge una de las últimas apariciones de la icónica estrella Anca Pop, que murió de accidente de coche antes del estreno). Y de paso reflexiona, desde este pueblo serbio a la orilla del Danubio que toca con la frontera de Rumanía, sobre la (im)posibilidad de la construcción de un proyecto común europeo.[Más información]

Y si se me permite destacar al menos un título de la imprescindible retrospectiva de Jessica Hausner, Amour fou lleva a cabo uno de las más rotundas réplicas al ideal romántico, al morir por amor, nunca vistas en el cine, a partir de la desmitificación de una de sus figuras más representativas, el escritor Heinrich von Kleist. La protagonista, Henriette, se alinea con las otras antiheroínas del cine de Hausner en el acto de encontrarse atrapada por unas circunstancias que no termina de controlar en un film que sobresale en esta tendencia de la cultura austríaca de teñir el amor de negro a través de la ironía. [Más información]

Xavi Arnaiz recomienda This Is Not a Burial, It’s a Resurrection
(Periodista, asesor de programación del D’A Film Festival Barcelona)

Resulta más que curiosa cierta tendencia del cine actual al retratar pequeñas comunidades en rebelión contra el sistema (el año pasado, por ejemplo, vimos Bacurau o Los miserables). En este sentido, This Is Not a Burial, It’s a Resurrection tiene como protagonista a una mujer de ochenta años que pierde a su hijo, único familiar que le quedaba con vida, a causa de un accidente laboral en una mina (es decir, a causa del sistema); y el suceso irá seguido de la amenaza del gobierno local de reubicar el pequeño pueblo donde vive para construir una presa. Lemohang Jeremiah Mosese (que había destacado ya con Mother, I Am Suffocating. This Is My Last Film About You) traza así un film eminentemente político pero nada panfletario, localizado en su país natal, Lesoto, reforzado por su impactante composición visual (con ecos en el cine de Pedro Costa o Rita Azevedo Gomes), una sonoridad cércana por momentos al cine de terror, y una narración que se plantea explícitamente como una fábula rural alrededor del territorio y la comunidad, ofreciendo una incisiva reflexión sobre el progreso a manos del poder capitalista, es decir, entendido como una forma más de beneficiar a los de siempre. [Más información]

Óskar Fernández recomienda Homeward
(Noucinemart, asesor de programación del D’A Film Festival Barcelona)

Dentro de la sección Talents, me gustaría recomendar el estimable debut en el largometraje del director ucraniano Nariman Aliev. En Homeward, Mustafa, un hombre rígido, emprende un viaje, fiel a sus creencias —home is where the heart is— para enterrar a su hijo, abatido en el conflicto que golpea su tierra de origen, Crimea. Le acompaña su otro hijo, Alim, para el que el hogar todavía es un interrogante y el viaje una oportunidad inesperada para el despertar de la vida adulta. La relación paternofilial, distante hasta entonces, aflorará en todas direcciones a medida que se suceden los episodios de su particular odisea, en las que el director aprovecha para dar pinceladas de su visión sobre la inmigración y la guerra. Una odisea a corazón abierto, camino de un punto sin retorno. [Más información]

Tariq Porter recomana Algunas bestias
(Presidente de la Federació Catalana de Cineclubs, editor D’A Film Festival Barcelona)

El cine chileno contemporáneo se encuentra en un momento dulce a nivel creativo; hace tiempo que no es tan solo un nombre propio, y lejos quedan los monopolios de Guzmán, Littin, Ruiz o Jodorowsky. Entre sus nuevas voces ha irrumpido con fuerza Jorge Riquelme Serrano, autor de Algunas bestias. El segundo largometraje del director es complicado de recomendar: el clima insano que describe deviene tóxico y finalmente irrespirable, difícil de soportar. Un fin de semana en una remota isleta del sur chileno es el pretexto perfecto para la desmembración moral de una familia acomodada, y lo que en principio son indicios de podredumbre se convierte, con el paso de los minutos, en un visceral retrato de lo más terrible de la sociedad transandina y su particular manera de convertir el poder en abuso. Alfredo Castro y Paulina García encabezan esta pequeña tragedia que, como ciertas obras de Haneke o Pasolini, debe verse con conciencia y precaución, ya que, lejos de los momentos más peligrosamente efectistas, ofrece un discurso lleno de claroscuros reveladores de las patologías individuales y colectivas que han asolado Latinoamérica y, en definitiva, todo el mundo. [Más información]

Joan Sala recomienda Ghost Tropic
(Filmin)

Una hermosa pieza de orfebrería rodada en 70 mm y rebosante de humanidad. Ghost Tropic abre una puerta a la esperanza con un microrrelato profundamente empático y solidario, ideal para estos tiempos tan inciertos y aciagos. Cine nocturno y silente en la mejor de sus versiones para la que probablemente sea una de las propuestas formalmente más cuidadas y medidas de todo el festival. [Más información]

Gerard Cassadó recomienda El corazón rojo
(Prensa Filmin)

No puede apreciarse El corazón rojo si no es entendiéndola como parte de la evolución del cine de Marc Ferrer, sin duda uno de los cineastas que mejor ha sabido retratar el aquí y ahora de toda una generación y de una ciudad, Barcelona, que es siempre decorado de sus películas. Tras aquel banco de pruebas que fue Nos parecía importante (2016), y los excesos pop de La maldita primavera (2017), ya detectamos en Puta y amada (2018) un proceso de maduración y melancólica calma que se consolida en su nueva película. El corazón rojo es un mediometraje que encuentra en el D’A y en la figura de Louis Garrel dos elementos míticos para construir un relato que, de nuevo, gira alrededor de los sabores y sinsabores de las relaciones sentimentales. Seguimos encontrando las impurezas que son marca del estilo Ferrer: las interpretaciones imperfectas, los diálogos impostados conviviendo con la naturalidad de la propuesta, y esa piel underground que le ha emparentado siempre con el Almodóvar de la Movida o con el cine de Els 5 QK’s, colectivo de cineastas queer de los años ochenta redescubierto recientemente, y reivindicado por el propio Ferrer en su ciclo de “Películas inmundas” del cine Zumzeig. Pero la principal novedad es que el poso que ahora deja El corazón rojo es agridulce, como escuchar hoy a los Fresones Rebeldes, como si el espíritu de todos los amores que no vivimos se manifestase, esta vez, en forma de farsa. [Más información]