El año pasado la Filmoteca Española hizo público todo el plan de recuperación y difusión del legado cinematográfico de Iván Zulueta (San Sebastián, 1943 – 2009). Y es que, más allá del culto a su Arrebato (1979), el diseñador e icono del hedonismo (y, por qué no, deprimismo) y psicodelia vanguardista setentera todavía tiene todo un universo oculto y para descubrir. Una serie de piezas mayoritariamente inéditas rodadas por el cineasta donostiarra entre las décadas de 1970 y 1980 harán vibrar la sala Paral·lel 62 a través del homenaje musical de J, el vocalista de Los Planetas. La elección de estos films de corta duración en Super 8 y 16 mm nos muestran un Zulueta en plena efervescencia creativa, llena de vitalidad, y exploración fílmica. “Siempre he trabajado de una manera muy lúdica, jugando con las cosas, probando con las instrucciones de la cámara, usando el que tenía a mi alrededor”, decía. A su alrededor, cercana y crucial fue su familia, que J también ha investigado para componer alguna de las piezas musicales. Y también en este archivo curado por la Filmoteca Española encontramos filmaciones firmadas por sus padres, Antonio de Zulueta, que fue director del Festival Internacional de San Sebastián entre 1957 y 1960 (cuando obtuvo la categoría A y se creó la famosa Concha de Oro) y Consuelo Vergarajáuregui, pintora amateur. Mientras todo el resto de imágenes se proyecta sin intervenciones, estos films familiares y bastante más antiguos han sido remontados por el cineasta Andrés Duque.